miércoles, 14 de agosto de 2013

Reforma energética: ¿Y qué dice la letra chiquita?

La iniciativa presentada por el presidente Enrique Peña Nieto deja muchas preguntas en el aire. Y es que en su redacción y presentación hay términos vagos e inconsistencias que hoy están bajo la lupa

 

"Es conveniente darle al país la oportunidad de contratar a otros operadores petroleros para campos convencionales y no convencionales”
Enrique Peña Nieto
Presidente de México
"El petróleo de fácil acceso se está acabando”
IMCO, COMEXI y PAN
"Las compensaciones podían ser en efectivo o equivalentes a un porcentaje de los productos obtenidos”
Enrique Peña Nieto
Presidente de México
La propuesta busca eliminar del artículo 27 una restricción para contratos de extracción de petróleo
Anunció que cambiaría el régimen fiscal para que Pemex pague menos impuestos
"Hoy hace 75 años de la expropiación. El país exige la misma determinación y decisión de aquel entonces”
Enrique Peña Nieto
Presidente de México
El presidente Enrique Peña Nieto se puso creativo. 
Para dar la vuelta a las acusaciones de que una reforma energética devendría en privatización, inventó términos petroleros que no existen y planteó una meta de producción que ya estaba desde el año pasado en su Estrategia Nacional de Energía.
En su discurso habló de “contratos de utilidad compartida”, un término que no existe en la industria petrolera.
Pero el documento que envió al Senado propone realizar contratos de riesgo compartido con empresas privadas a las que se les pagaría en dinero, o con un porcentaje del barril extraído. 
Sin tocar al sindicato ni con el pétalo de una mención, Peña Nieto no pronunció ni una sola vez la palabra corrupción y propuso cambios constitucionales que resaltan por lo ambiguos. 
El jugo de ellos llegará hasta que se aprueben las leyes secundarias, donde se determinará qué tipo de contratos podría firmar el gobierno, y en qué forma pagaría por ellos. 
Lo que sí dijo es que esta reforma toca también a las aguas someras, es decir, los proyectos convencionales que hoy trabaja Pemex por completo, sin intervención. 
La iniciativa establece que “es conveniente darle al país la oportunidad de contratar a otros operadores petroleros para campos convencionales y no convencionales”.
Fuera de la jugada 
Estos nuevos contratos sacan a Pemex de la jugada. Se firmarían por el ejecutivo federal con Pemex o con otros, sin que la paraestatal tenga privilegios. Participará en las licitaciones solo como otro competidor frente a otras empresas.
Entre los términos técnicos que usa para explicar sus cambios destaca que su gobierno busca privatizar toda la cadena de valor de la industria petrolera, con el argumento de que atrae inversión y tecnología. 
La propuesta peñista busca, como se había publicado previo a su presentación, sacar del juego a Pemex y establecer contratos de exploración y explotación regulados desde el gobierno federal, aunque aún no se especifica por medio de cuál entidad ni mecanismo. 
La propuesta del PRI en el gobierno federal podría dejar sin empleo a miles de trabajadores de las subsidiarias actuales de Pemex, que serían reconfiguradas en dos divisiones, llamadas Exploración y Producción y Transformación Industrial, para “evitar duplicidades”.
Todo ello basado en cifras de reservas que aumentarían la producción, pero no han sido certificadas por ningún organismo internacional.
Entre los foros previos a la presentación de esta propuesta de reforma, la comparativa siempre era la misma: con Brasil, Colombia y Noruega. 
También el documento usa estos ejemplos como las guías sobre las que México debe enfocarse. 
Reporte Indigo presenta un análisis del documento enviado al Senado, con los puntos básicos que ponen de relieve las dudas, las inconsistencias, las “casualidades”…

Reformar con frases 
Los siguientes párrafos se desprenden del análisis de Peniley Ramírez sobre lo presentado por Enrique Peña Nieto a través del gobierno federal. Las frases entrecomilladas son del presidente. 
> Esa rectoría pasa a manos del gobierno federal y sale del ámbito directo de Pemex 
> Las compensaciones, dice Peña aludiendo a Cárdenas, “podían ser en efectivo o equivalentes a un porcentaje de los productos obtenidos” 
> “De seguir con la tendencia actual, México se convertiría en un país importador neto de hidrocarburos en tan solo algunos años”
> También el gobierno federal daría los permisos para refinar, transportar, almacenar y distribuir los hidrocarburos
> Del artículo 28 constitucional, que se refiere a los monopolios, eliminarían a la petroquímica básica como un área estratégica
> Pemex pagará menos impuestos y que “el remanente de ese pago de derechos podrá ser reinvertido en la empresa o una parte podrá ser transferida al presupuesto como si fuera un dividendo”
> Estas metas de producción ya estaban contenidas en la Estrategia Nacional de Energía 
> La CFE “podrá competir por los grandes usuarios”
Artículo 25, sin cambios
El gobierno de Peña Nieto pretende mantener en la Carta Magna el precepto de que el Estado mantendrá su papel como rector de la industria petrolera. 
Lo que sí sucederá es que esa rectoría pasa a manos del gobierno federal y sale del ámbito directo de Pemex. 
Coincide con el IMCO, COMEXI y el PAN
El documento abunda en que el motivo de esta reforma es que la mayor inversión que han hecho en los últimos años para el descubrimiento de nuevos campos “no se ha traducido en mayor producción”. 
Sobre esta base se suman los mismos argumentos que dieron ya el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) y el Partido Acción Nacional: “el petróleo de fácil acceso se está acabando”.
La propuesta vuelve a que los recursos prospectivos están en áreas “complejas y de difícil acceso”, por lo que “solo se pueden alcanzar con la concurrencia de diversas empresas petroleras”.
Van por los privados en shale
La exploración de shale gas y shale oil se ha utilizado por diversos expertos como un motivador de la aplicación de las medidas de la reforma energética
La propuesta también coincide con todos los actores que se han pronunciado por la reforma desde la derecha, cuando dicen que en el caso de shale gas y shale oil “los costos son considerablemente mayores y su producción requiere una mayor capacidad de ejecución”.
La comparación es clara. Establecen que mientras en EU 170 empresas tuvieron 9 mil 100 permisos de exploración, en México solo se abrieron tres pozos exploratorios de shale. 
En aguas profundas de EU, añade la iniciativa de Peña Nieto, hay más de 70 empresas perforando, mientras en México “el riesgo y la responsabilidad recae solo en una”.
Y luego, la amenaza: “De seguir con la tendencia actual, México se convertiría en un país importador neto de hidrocarburos en tan solo algunos años”.
Concesiones con la bandera de Lázaro Cárdenas…
La propuesta insiste en algunas citas de las leyes aprobadas por Lázaro Cárdenas y dice que “el contratista no adquiría un derecho directo a la explotación del petróleo, sino solo a obtener una compensación…” 
Las compensaciones, dice Peña aludiendo a Cárdenas, “podían ser en efectivo o equivalentes a un porcentaje de los productos obtenidos”. 
De las propuestas de Cárdenas se quedan con que “creó un sistema de figuras contractuales para la exploración y extracción de los hidrocarburos”.
Así esta iniciativa busca, dice en la propuesta, “recuperar el diseño original cardenista”. 
Empresas privadas en exploración y extracción 
La propuesta comprende que el ejecutivo federal –no Pemex–celebrará “contratos eficientes para la exploración y extracción”.
La privatización, dice claramente el texto enviado al Congreso, será a través de la “participación de terceros en toda la cadena de valor de los hidrocarburos, a través de autorización expresa del gobierno federal”.
Estos contratos, que el propio gobierno califica de antemano como eficientes, serían para actividades de exploración y extracción de hidrocarburos.
Se celebrarían entre el ejecutivo federal y organismos o empresas del Estado, entiéndase Pemex, pero también con terceros, es decir, compañías privadas. 
También el gobierno federal daría los permisos para refinar, transportar, almacenar y distribuir los hidrocarburos. 
Modificación del 27 y 28 constitucionales
La propuesta busca eliminar del artículo 27 una restricción para contratos de extracción de petróleo. 
De aprobarse, las compañías privadas explorarían los yacimientos y extraerían directamente los hidrocarburos, sin la participación de Pemex. 
Del artículo 28 constitucional, que se refiere a los monopolios, eliminarían a la petroquímica básica como un área estratégica.
Actualmente, esta área está considerada como una de las zonas en las que no se considera el ejercicio de un monopolio que Pemex la explote directamente, ya que es una parte estratégica para los recursos de la Nación.
Régimen fiscal, en veremos
Peña Nieto anunció que cambiaría el régimen fiscal para que Pemex pague menos impuestos, pero no detalló cuánto quedaría en este pago. 
La información sobre este nuevo régimen, adelantó, estará contenida en la reforma hacendaria que se presentará en septiembre. 
Lo que sí anunció es que Pemex pagará menos impuestos y que “el remanente de ese pago de derechos podrá ser reinvertido en la empresa o una parte podrá ser transferida al presupuesto como si fuera un dividendo”.
Metas con o sin reforma 
La iniciativa anunció que si se aprueba la reforma la producción nacional aumentará de 2.5 millones de barriles diarios de petróleo a 3 millones en 2018 y a 3.5 millones en 2025. 
Sin embargo, estas metas de producción ya estaban contenidas en la Estrategia Nacional de Energía, por lo que el gobierno peñista consideraba lograrlas con o sin reforma energética. 
En una entrevista con Reporte Indigo, el ingeniero Francisco Garaicochea explicó que un millón de barriles diarios de este pronóstico estarían en proyectos de recursos prospectivos, que eran “tan inseguros como ganarse el Melate”.
Manos ‘negras’
Un niño muestra sus manos llenas de petróleo. Sonríe mirando a la cámara bajo un sol radiante. La voz en off es la misma que ha hecho los spots de Enrique Peña Nieto desde su campaña presidencial.
Repite: El petróleo es nuestro. El sol es nuestro. El agua es nuestra. El viento es nuestro.
Al mismo tiempo otros niños sonríen tocando agua, posando junto a un generador solar de energía, ondeando una tela roja por un campo verde con modernos molinos de viento.
Todos están felices. Corren por campos iluminados mientras el narrador enfatiza: Estas son las fuentes de energía de México y todas son nuestras. 
La música de fondo aumenta su volumen y sube también la velocidad con la que los niños ríen, corren, se llenan de vida. 
El narrador abunda en las mismas frases que los spots de 2008 anunciaban la reforma energética de Felipe Calderón. 
La voz en off que asiste al gobierno de Peña Nieto asegura sobre la reforma actual que “con ella vamos a tener más energía y a menor costo para impulsar el progreso de todos los mexicanos”.
La otra, aprobada en 2008, decía que permitiría “vivir mejor, tener más medicinas, empleos, carreteras, más escuelas y prosperidad para todos”.
Luz y Fuerza, S.A. 
La transformación del sector eléctrico que pretende el gobierno pasa por la creación de una “entidad independiente”.
Este operador recibiría las solicitudes de interconexión y propondría las obras requeridas.
Por medio de este “operador estatal independiente”, anticipa el documento, los proyectos privados de generación eléctrica suministrarían su producto.
Esto implica que los privados podrían generar energía eléctrica y distribuirla a través de los canales del Estado. 
Esto podría concluirse como que una compañía extranjera o nacional podrá comprar o construir una refinería y vender al gobierno la energía producida. 
La iniciativa es enfática en este punto. Dice que la CFE “podrá competir por los grandes usuarios”.
De esta forma la CFE, al igual que Pemex en los proyectos de hidrocarburos, se convierte en “un competidor más”.
Los artículos, reformados…
> Artículo 27
“Tratándose del petróleo (…) no se expedirán concesiones y la Ley Reglamentaria respectiva determinará la forma en que la Nación llevará a cabo las explotaciones de esos productos. (…) (En energía eléctrica) no se otorgarán concesiones, sin perjuicio de que el Estado pueda celebrar contratos con particulares (…)”.
> Artículo 28
Se agregaría: “Tratándose de electricidad, petróleo y demás hidrocarburos, se estará a lo dispuesto por el artículo 27 párrafo sexto de esta Constitución”.
Analizando las propuestas, las anteriores podrían ser las más trascendentes para aplicar la reforma energética. El plan se ha presentado, y empieza la discusión en el Senado. 
Reaccionan los políticos
Por Indigo Staff
> En el nombre del padre 
El líder moral del Partido de la Revolución Democrática, Cuauhtémoc Cárdenas, aseguró ante los medios de comunicación que el hecho de que Peña haya recurrido su padre en calidad de expropiador de la industria petrolera, podrá ser legítimo, siempre y cuando haya sido con buena intención.
El excandidato presidencial subrayó que la iniciativa gubernamental no debería presentar la figura de los contratos de riesgo, a los cuales su padre se opuso de manera contundente.
“Creo que habría que pensar que el contexto de 1938 y el de 75 años después, que es el actual, pues no es el mismo; que evolucionó la industria petrolera y en vida evolucionó el pensamiento de Lázaro Cárdenas respecto a muchas cosas, entre otras, al desarrollo mismo de la industria petrolera nacionalizada y de Pemex. Entonces, no hay que caminar para atrás, habría que caminar para adelante”, señaló Cárdenas.
> El tricolor cierra filas
El presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, declaró que sería hoy mismo cuando se entablen pláticas y discusiones directas con las demás fuerzas políticas que conforman el Pacto por México.
Entrevistado al término de la presentación en Los Pinos, Camacho se dijo confiado de que se lograrán los acuerdos y consensos para que el país avance con las reformas estructurales que el ejecutivo federal proponga.
Los operadores legislativos de todas las reformas que  propone el presidente salieron al quite con el respaldo institucional representativo del PRI.
Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa, celebraron la llegada de la iniciativa, 
Gamboa celebró la presentación de la reforma energética y dijo que se pondrá atención a la discusión en el Congreso y se respaldará la propuesta.
Beltrones dijo que la propuesta energética del gobierno federal no rompe con el Pacto por México y que sigue vigente, por lo que se seguirá trabajando con esta figura.
> Rechazo ‘letra por letra’ 
El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) rechazó en todos sus términos y “letra por letra” la iniciativa de reforma energética presentada hoy por el ejecutivo. 
La facción política de izquierda anunció que combatirá la privatización con la fuerza del pueblo de México.
Aseguró que Morena apostará por la fuerza de la sociedad para manifestarse e impedir la privatización del sector energético, lo que podría significar marchas.
Martí Batres calificó de privatizadora, tramposa y cínica la propuesta del presidente. 
Andrés Manuel López Obrador presento un video vía YouTube y contradijo al secretario de energía, Pedro Joaquín Coldwell, al afirmar que de acuerdo a un informe oficial que Pemex ofrece a los inversionistas petroleros, la paraestatal no esta en riesgo ni en quiebra. 
Que por el contrario, se ubicaba en el lugar 13 de las empresas más rentables del continente americano y en el lugar 34 de las mejores empresas del mundo.
> MEC pide plebiscito 
El exjefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, pidió al presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, que exija un plebiscito sobre la reforma energética presentada hoy.
“Zambrano debe exigir plebiscito respecto a la contra-reforma energética, ahora es su oportunidad de lograr el primer plebiscito en la historia”, dijo en Twitter.
> Hidalgo, solidario
El primer gobernador en respaldar públicamente la iniciativa de reforma energética fue el gobernador de Hidalgo, Francisco Olvera Ruiz. 
“El Gobierno de Hidalgo expresa su reconocimiento y respaldo a la propuesta de reforma energética del presidente EPN #ReformaEnergeticaSÍ”.
Recuerdan 1938
Por Paulina Villegas
El día de ayer, lunes 12 de Agosto de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto tomó prestadas las palabras de un predecesor que en 1938 expropió a extranjeros los recursos de hidrocarburos en el país. 
En marzo de ese año Lázaro Cárdenas modificó las leyes mexicanas para recuperar el subsuelo, entonces concesionado. A partir de la expropiación, se creó meses después la paraestatal más rentable: Petróleos Mexicanos.
“Hoy hace 75 años de la expropiación. El país exige la misma determinación y decisión de aquel entonces, el espíritu de esta reforma recupera lo mejor de nuestro pasado para conquistar el futuro”, dijo un enérgico y sonriente Peña Nieto flanqueado por el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, a su derecha, y el secretario de energía Pedro Joaquín Coldwell, a su izquierda.
La súbita invitación convocó al gabinete legal y ampliado en su totalidad, a senadores, diputados, líderes del PRI, a personalidades de la academia, empresarios, y medios de comunicación a la residencia oficial de Los Pinos para ser testigos de la presentación de la iniciativa de reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto, envidada ayer al Congreso de la Unión.
Así, en medio de una amplia y fuerte oposición de la izquierda, llegó el día tan esperado. Peña Nieto anunció su iniciativa para la modificación a los artículos 27 y 28 constitucionales, lo que dice que permitirá la participación de la iniciativa privada mediante contratos de utilidad compartida en los sectores de exploración, extracción de petróleo y gas, así como en refinación, transporte y almacenamiento.
El coordinador en el Senado, Emilio Gamboa, el líder nacional del PRI, César Camacho y el coordinador de la bancada priista en la cámara baja, Manlio Fabio Beltrones, tres figuras “bastiones” del tricolor, estuvieron sentados en las primeras filas, junto con el coordinador del Partido Verde Ecologista en el Senado, Arturo Escobar.
Y el que no podía faltar, también hizo presencia. El líder del Sindicato de Trabajadores de Pemex, Carlos Romero Deschamps. 
Otras importantes personalidades como el empresario regiomontano Lorenzo Zambrano y Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, también asistieron al salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial.
“Hoy estamos frente a una oportunidad histórica”, fueron las palabras que abrieron el mensaje del primer mandatario, un discurso que incluyó que Pemex “no se vende, ni se privatiza”, sino que abre a la inversión privada con la única finalidad de aumentar su productividad y contribuir al mayor desarrollo económico del país. 
Y para contrarrestar las fuertes críticas y oposición del Partido de la Revolución Democrática y otras figuras políticas de izquierda, Peña Nieto evocó las palabras del expresidente Lázaro Cárdenas, quien nacionalizó el petróleo en 1938 y advirtió que la reforma es favorable a los contratos de utilidad con empresas, pero no los contratos de producción compartida, para que así se pueda mantener el control absoluto sobre la producción petrolera.
Coldwell da los detalles
El secretario de energía, Pedro Joaquín Coldwell, explicó ante los presentes la situación y estado de Pemex y el sector energético, ofreciendo estadísticas que apuntan a una caída en la producción y capacidad de la paraestatal, a pesar de la inversión que se ha septuplicado en los últimos años, hasta llegar a 20 mil millones de dólares anuales.  
“A través de esta profunda reforma energética se ponga fin a estas tendencias negativas que amenazan la seguridad energética, la economía de las familias y la competitividad de las empresas”, dijo Coldwell. 
Y subrayó que la iniciativa se trata de una reforma “sólidamente sustentada en nuestra tradición histórica, valores nacionales y la reafirmación del principio de que la nación va a preservar el dominio directo de los hidrocarburos”. 
Aseguró que para emprender los proyectos de exploración en aguas profundas y yacimientos no convencionales, se requiere de capital, tecnología y conocimientos y por esto, “es preciso asociarnos con quienes los tienen”.
Agregó que ninguna empresa en el mundo extrae sola todo tipo de petróleo, y que por eso es necesario seguir los pasos de Brasil o Colombia. 
En resumen, el mensaje del presidente, argumentado por Coldwell, es que hoy las necesidades, deficiencias, el contexto internacional y la circunstancia, obliga a que Pemex se acompañe de particulares cuando así convenga al país. 
Pero, “cuándo le convenga al país”, sigue siendo algo sujeto a la interpretación de los funcionarios y el gobierno federal, que tendrá control sobre la empresa mexicana, pero que parece apostar a una nueva administración, moderna y más eficaz, de los recursos naturales de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share it